Remote learning. Bringing students into the front row.
 

Educación a distancia: cómo mantener vivo el interés de los estudiantes

Para los profesores, despertar el interés de los alumnos por aprender ya puede resultar todo un reto en persona. Ni que decir tiene que la cosa se complica cuando todo el mundo trabaja por separadoLos profesores se han visto obligados a adaptar e implementar estrategias de educación a distancia para evitar perder la concentración de los estudiantes. Por suerte, hay muchas formas de mantener su interés mientras reciben educación desde casa. Para empezar, hay que tratar a los padres como aliados y mantenerlos informados siempre que sea posible. Por otro lado, si se adopta una nueva estrategia, hay que empezar poco a poco. Si resulta tener buena acogida entre los estudiantes, habría que ampliarla con el tiempo. Otro buen punto de partida es contar con tecnologías eficaces.

Intel-logo

 

Con pandemia o sin ella, la pregunta que todo profesor se ha planteado infinidad de veces es:

¿Cómo mantengo la atención de los alumnos?

La continuidad educativa juega un papel importante. En la educación, la incertidumbre y la falta de constancia pueden perjudicar, y mucho, el rendimiento académico. Para los profesores, resulta más difícil hacer que sus alumnos se sientan comprometidos con el aprendizaje, ya que se preguntan cuánto tardará el mundo en volver a ponerse en pausa. Y para los estudiantes, las interrupciones de las clases pueden llevarles a perder el rumbo. Por eso es tan importante que la educación no se detenga, independientemente de lo que esté sucediendo en el mundo.

Mucho depende del entorno de aprendizaje en sí. Sin un aula física y sin las importantes señales no verbales propias de las interacciones en persona, captar y mantener la atención de los alumnos requiere una serie de soluciones distintas.

Cuando leas esto, puede que alumnos y profesores estén trabajando en las aulas físicas de siempre. Pero también podrían estar trabajando en una especie de modelo híbrido, con algunos alumnos en el aula física y otros en casa. O incluso utilizando un modelo 100 % a distancia, en el que los estudiantes y los profesores solo interactúan en un espacio digital.

Teniendo en cuenta este nuevo entorno de aprendizaje híbrido, los profesores de todo el mundo se han visto abocados a adaptar e implementar estrategias de educación a distancia para no perder la concentración de los estudiantes. Por suerte, hay muchas formas de conseguirlo y algunas reglas de oro para que el aprendizaje resulte lo más sencillo posible.

Para empezar, los educadores pueden esforzarse por mantener a los padres de su lado (en el caso de los estudiantes más jóvenes, obviamente). Hay que tratarlos como aliados: contarles qué está sucediendo, ser transparentes con ellos y hacerles ver que pueden contactarnos cuando lo necesiten. Los padres ya tienen suficientes preocupaciones en relación con sus hijos (más aún en la era de la COVID), por lo que los profesores deberían asegurarles que no tienen de qué preocuparse y ayudarlos a adoptar los nuevos métodos de aprendizaje.

Porque lo cierto es que la escuela ya no es lo que era. La educación a distancia viene ganando popularidad desde hace un tiempo. Ciertamente, la transformación se ha producido más rápido de lo esperado, pero modernizar la educación significa tratar de hacer las cosas de forma diferente, probar estrategias nuevas, hacer que todo sea novedoso.

Dar con la tecnología adecuada marcará la diferencia a la hora de mantener vivo el interés de los estudiantes. Por eso, el conjunto de soluciones Lenovo Smart Classroom ha combinado hardware, software y servicios para ofrecer una completa cartera de herramientas educativas. Esta tecnología más inteligente ayuda a los profesores a fomentar la participación de todos los alumnos, sea cual sea el entorno de aprendizaje.

Fijémonos, por ejemplo, en ThinkSmart Hub, el sistema para salas de reuniones todo en uno de alto nivel de Lenovo. Gracias a él, estudiantes y profesores pueden participar en reuniones de vídeo de alta calidad y compartir contenido con solo pulsar una tecla, lo que lo convierte en un dispositivo de colaboración ideal para cualquier tipo de espacio de aprendizaje, ya sea un aula pequeña o una sala de conferencias más grande.

¿Y qué pasa con los estudiantes que se conectan desde casa? Los Winbooks y Chromebooks de Lenovo son asequibles, seguros, versátiles, fáciles de gestionar y, lo más importante de todo, rápidos, lo que significa que ningún estudiante debería quedarse atrás a medida que las clases avancen.

También existen plataformas de gestión de aulas como LanSchool, que ayuda a los profesores a supervisar el historial de navegación de sus alumnos, enviar contenidos relativos a las clases y fomentar la participación activa, ya sea a nivel individual o como parte de una conversación en grupo.

Estas soluciones de Lenovo, todas ellas diseñadas específicamente para el sector educativo, contribuyen a que los profesores «cobren vida» en los entornos digitales, tal y como pasaría en una clase al uso, ya que les dan la capacidad de recrear virtualmente la experiencia del aula para los estudiantes a distancia.

Gracias a todo ello, el papel de los profesores puede evolucionar para convertirse en una especie de «narrador animado». Este es el tipo de entorno de aprendizaje dinámico que fomenta la participación y las ganas de aprender de los estudiantes estén dónde estén, gracias a unos métodos y oportunidades nuevos y emocionantes que dan respuesta a la vieja pregunta de: «¿Cómo mantengo la atención de los alumnos?»Para obtener más información sobre las soluciones de Lenovo Smart Classroom, visita el sitio web.