The power behind the new reality
 

La potencia que se esconde tras la nueva realidad

Ser competitivo en estos tiempos de incertidumbre pasa por trabajar de forma más inteligente que nunca. Dado que sus trabajadores suelen tener limitaciones a la hora de elegir cómo y dónde trabajar, dependen de las últimas tecnologías, especialmente de la innovación impulsada por la inteligencia artificial. Prepararse para esta nueva realidad y trabajar desde cualquier lugar, por compleja que sea la tarea, requiere la potencia, la seguridad y la fiabilidad incomparables de las últimas estaciones de trabajo.

Intel-logo

 

Los tiempos difíciles, como la pandemia, conllevan desafíos sin precedentes para tu negocio. ¿Cómo puedes prever la demanda de los consumidores y organizar tu cadena de suministro para satisfacerla cuando hay restricciones en todas las etapas?

¿Cómo ofrecer a tus clientes la asistencia técnica ininterrumpida que quieren durante las restricciones?

Y, sobre todo, cuando las restricciones limitan a tu plantilla en lo relativo a lo que pueden hacer y dónde, ¿cómo les brindas asistencia técnicas y te aseguras de que el negocio funcione con la mayor normalidad posible?

 

La inteligencia artificial alcanza la mayoría de edad

La respuesta ha sido acelerar la creación de una mano de obra más heterogénea e introducir tecnologías impulsadas por la inteligencia artificial (IA) para aumentar el nivel de productividad.

La inteligencia artificial no es tan reciente. El término se acuñó hace unos 65 años. Pero ahora está cumpliendo su tan esperada promesa. Descrita como la «tecnología clave de nuestra era» por PWC1, lo ha hecho todo posible: desde el análisis inteligente de datos hasta una mejor toma de decisiones y el reconocimiento por voz que está impulsando la era de los chatbots en línea.

Estos asistentes digitales en línea ya están ampliamente aceptados como el primer punto de atención en áreas tan diferentes como el comercio minorista en línea, la asistencia médica, los servicios financieros y las administraciones públicas.

Más de las tres cuartas partes de los consumidores, concretamente, el 77 %, utilizan aplicaciones basadas en la inteligencia artificial, y el mercado de dichos productos está creciendo rápidamente. Se prevé que su valor supere los 15,7 billones de dólares en la economía mundial para 2030,según PwC1. La inteligencia artificial —y la automatización que implica— se convertirá en la ventaja comercial del futuro, según el 72 % de los líderes empresariales de los EE. UU.1

 

La tecnología nos saca 507 019 años de ventaja

Estos avances tecnológicos solo son posibles porque el hardware en que se basan también es más inteligente. La magnitud de la mejora en la capacidad de cómputo y la velocidad de procesamiento que impulsan la nueva realidad resulta difícil de sobrestimar.

Por ejemplo, hoy en día, una unidad de procesamiento gráfico (GPU, por sus siglas en inglés) puede ejecutar más de 16 billones de cálculos (decisiones) por segundo. En cambio, si dejases que uno de tus empleados tomara la misma cantidad de decisiones, este tardaría 507 019 años.

 

Siéntete cerca en tu estación de trabajo, desde la distancia

Los equipos de trabajo actuales cuentan con la potencia, velocidad, capacidad de configuración, seguridad y fiabilidad necesarias para la nueva era del trabajo inteligente. Pueden ejecutar aplicaciones exigentes, como de software CAD, de aprendizaje automático y de ciencia de datos, que son fundamentales para muchas empresas.

Para abordar estos flujos de trabajo tan complejos y conseguir que todo funcione sin problemas, es fundamental que el personal pueda acceder a la potencia de alto nivel que necesita desde donde sea.

Este tema supuso una especial preocupación durante la pandemia, cuando el teletrabajo se impuso para tantas personas.

La buena noticia es que los usuarios avanzados pueden hacer su trabajo sin estar frente a su estación de trabajo. Las tecnologías de visualización remota ya permiten a los usuarios acceder a sus máquinas desde cualquier lugar y dispositivo. Lo que es más importante, pueden hacerlo con una latencia mínima y la misma experiencia fluida de la que disfrutarían si dispusieran de un sistema de sobremesa.

Además, los datos permanecen seguros, ya que los usuarios acceden a una estación de trabajo centralizada y la colaboración con el resto de los compañeros es sencilla. Esto es posible porque varios usuarios remotos pueden compartir una máquina a la vez.

 

Moviliza tus recursos de alto nivel

Si realmente deseas disponer de alta tecnología, las estaciones de trabajo móviles te garantizan un rendimiento y una potencia en cualquier parte que compiten con muchos sistemas de escritorio.

Las estaciones de trabajo de sobremesa de última generación también se han diseñado para ejecutar aplicaciones cada vez más complejas y que requieren mucha potencia, todo ello en carcasas compactas pero fáciles de transportar.

Un ejemplo de ello es la ThinkStation P620 de Lenovo. La primera estación de trabajo Threadripper Pro del mundo. Lo sorprendente es que ofrece una experiencia de doble CPU en un sistema de procesador único. El resultado es un sinfín de posibilidades y una alternativa realmente rentable a los ordenadores de dos zócalos. Ya puedes visualizar, calcular y crear en un ordenador con un retorno de la inversión inigualable.

Sea cual sea la configuración de tu lugar de trabajo y de tu plantilla,  es la potencia de la estación de trabajo, en todas sus formas, lo que está impulsando nuevas tecnologías basadas en datos como la inteligencia artificial, dando paso a una forma más inteligente de trabajar para cualquier tarea.

 

1 Global Artificial Intelligence Study: Exploiting the AI Revolution, PwC

2 www.gartner.com/en/newsroom/press-releases